17/4/08

Los rumores






Hoy leía que "Los rumores influyen más que los hechos en la reputación de las personas" ¡¡Vaya descubrimiento!!

Se puede ser una buena persona, una madre dedicada, un padre responsable, un excelente amigo, un gran profesional, pero basta conque alguien ponga en órbita un rumor para que se siembre la duda y la desconfianza.

También el rumor actúa a favor de los mentirosos, los resentidos, los frustrados, los mal paridos digamos.

Hoy en una reunión de trabajo observaba cómo se sacaban los ojos y mostraban las uñas los menos indicados para abrir la boca, todos basándose en rumores "me dijeron", "por la radio escuché", "este lugar tiene mala fama porque los de adentro rumorean pestes de las situaciones internas", y toda una serie de echarse culpas para lavarse las manos que da mucha vergüenza.

La falta de sinceridad siempre lleva a hablar por detrás y eso termina siendo una bola imparable de rumores que no conducen a nada y que sólo desgastan las ganas de la gente.


El mayor problema del "lleve y traiga" es que, en la mayoría de los casos, termina como el juego del teléfono descompuesto: una mina que salió con dos tipos, termina siendo la trola que posó desnuda en el almanaque para los talleres mecánicos; el tipo que perdió su trabajo porque cerró la empresa, termina siendo el que se fue porque lo echaron por ladrón; el nene que juega con muñecas termina siendo gay a los 5 años y como eso un millón de casos más.


Ahora bien, creo que el peor rumor es aquel que surge de una mentira o un supuesto. ¡Es increíble ver cómo prenden esos rumores! ¡Lo que destruyen y lastiman! No importa todo lo bueno que se haya hecho en la vida, un sólo rumor desprestigiando a una persona, tira por tierra una buena reputación.

Siempre recuerdo con mucho dolor que gracias a un rumor un compañero de trabajo se suicidó. La maldad de los dichos de algunos obtusos lo llevó a tomar la única determinación que no tiene solución: la muerte.

No es fácil revertir el chusmerio, pero la vida me ha mostrado que a la larga, "todo lo que va vuelve" y tanta maldad y mala intención se vuelve en contra de quien la provoca y pega donde más duele.

¿Es tan difícil tener respeto por lo otros? ¿Es tan complicado aceptar o rechazar, pero sin criticar destructivamente? ¿Por qué destruir es más sencillo que construir?

Hoy un colega en la reunión me comentaba que había dejado de ir a los asados que organizaba un grupete porque le molestaba todo el chusmerío barato que se generaba ... somos docentes, pobres chicos si nos toman de ejemplo a los adultos....Ojo!!! Los rumores corren como agua en todos los ámbitos, desde los chimentos de la farándula lamentable que tenemos los argentinos, hasta en las reuniones familiares.
¿Cuándo será el día que los adultos maduremos y podamos hablar de frente, sin herirnos y haciendo honor a la verdad?

4 comentarios:

Marcela dijo...

Hola Susana,
También pienso que los rumores son molestos y los considero hasta una falta de respeto, porque no se maneja información concreta y porque se va deformando la historia de "boca a boca".

No soy de andar "chismeando" o chusmeando, sin embargo, hay muchas mujeres que les encanta este tipo de noticias y no pueden vivir sin ellas porque creo, que no tienen mejores cosas que hacer.

Como vos, prefiero el frente a frente.

Un beso y muy interesante este post.

PD.: dicen que los hombres no se prestan a esto. Mentira! sí lo hacen.

mavi dijo...

Los rumores son inevitables, en el reino que vivimos hay gente buena, gente mala y gente de mier.., algunas para copar la opinión común son malas y encima mier.., es lo que hay en nuestro laburo, entonces lo mejor q podemos hacer es aislarnos allá en el 2° piso, por lo menos para no enterarse de esos put.. rumores. Yo soy tan feliz lejos de la mala onda, lejos del egoismo, lejos de las difamaciones ( por que ya dejaron de ser mentiras, más grave todavía), algún día les tiene que caer encima toda la porquería que reparten, sabés que es lo más lamentable, hay muchosssss sin cerebro que caen en sus redes. Adelante, la clave creo que está en no salir del aula cuando las pollitos tejen sus telarañas. Qué bueno! para vos que dentro de poco vas a estar menos en la escuela, se te va a extrañar, pero estoy muy contenta, creo que lo sabés. Te quiero mucho

Abulafia dijo...

Muy docente tu exposición, la triste verdad es que "el difama que algo queda" es cierto.
Es horrible pero en determinados ambientes se da y en el trabajo hay que salir corriendo de eso "corros", porque haberlos haylos, en Argentina, en Barcelona y en todas partes.
Salutacions
Abulafia

Susana dijo...

Marcela: no hay nada peor que un hombre chismoso, porque lleva, trae,inventa, aumenta y difama. Mejor a esos tenerlos biieenn lejos!!
Un beso.
Mavi:a veces lo que parece aislamiento es salud mental. Vos sabés que siempre intento ver las cosas del lado positivo: como el pez muere por la boca y las vívoras se enroscan solas, yo prefiero ser pájaro, volar, ser libre y feliz y dejar a esos bichitos que caigan en su propia red de amargura y resentimientos. No hay nada que los ponga más furioso que vernos felices, realizadas y en el 2º piso, vos sabés de lo que hablo.
Te quiero mucho!
Abulafia: asi es, siempre el que difama en cierta forma cumple su cometido, pero a la larga "todo lo que va vuelve" y les cae en la cara.
Cariños.