23/2/09

Con los tapones de punta



Cuando era niña esperaba ansiosa que llegara el día domingo, para escuchar por radio junto con mis padres el partido de mi equipo preferido. La radio, que era muyyy antigua, de esas que traían lámparas y no transistores, era tan grande que ocupaba buena parte de la mesa.


En realidad, seguíamos a dos equipos, el provincial y Boca (yo quería hacerme de San Lorenzo, pero parece que eso seria una alta traición, por lo que decidí seguir la corriente familiar).





Me acuerdo de que muchos años llegábamos a la final y con mi vieja escuchábamos emocionadísimas el partido, pegaditas al armatoste

En la adolescencia, llegó mi primer novio y con él se fue diluyendo mi fanatismo futbolero. El muchacho era tan almidonado que no tenía equipo favorito y le interesaba más la electrónica que transpirar la camiseta. Para esa época ya teníamos una radio más discreta, a transistores, que saltaba de la mesa cuando yo le subía el volumen, para escuchar a Billy Joel con su "Honestidad".

Con el comienzo de la universidad se fue el primer novio y llegó el primer radio grabador

También llegaron amigos diferentes y el fútbol volvió a ser tema de conversación y encuentro, como en las pensiones de estudiantes no siempre permitían tener televisor, el radiograbador nos permitía entre mate y apuntes saber cómo iban los partidos. Ser de Boca me traía algunos disgustos y cargadas, pero también hice de las mías con los de River que en ese momento perdían todos los clásicos.





Pasó mucha agua debajo del puente. Dejé atrás el radiograbador por un centro musical; cambié de equipo: me hice de Independiente (para no pelearme con nadie); me casé con un fanático de Estudiantes de la Plata; tuve hijos que son más afectos a la tecnología que al fútbol, aunque dicen ser de River.




Hoy, que estaba medio bajoneada, que necesitaba un poco de mimos y contención, mi marido estaba muy preocupado porque casi les empata San Lorenzo y, como era de esperar, ni se dio cuenta de mi depre de domingo. ¿Qué se hace en estos casos? ¿Pintarse la cara con los colores de Estudiantes? ¿ Reclamar la falta de atención y generar una pelea que deprime más? ¿Ser sarcástica y comentar en vos alta que si no fuera por un gol en contra no habrían ganado? No sé, la verdad ya he probado todo en estos 17 años, concluyo conque, después de toda una vida futbolera :




12 comentarios:

Fabiana dijo...

Esas radios...
Me hiciste recordar parte de mi historia.
De la primera no me acuerdo. La segunda estuvo en mi casa, siempre encendida. Con ella mi viejo escuchaba los partidos de fútbol los domingos.
Después vino la modernidad.
¡Qué maravilla!
Te agradezco el recuerdo.
Ah, en casa somos todos de San Lorenzo.
Buen fin de semana.

Susana dijo...

Fabi: con el cambio en las radios también fue cambiando el sano entusiasmo de sentarse a escuchar y disfrutar del deporte en familia. Fue una época muy significativa, que a muchos de 40 y pico como yo nos marcó y siempre estará en nuestros recuerdos.
Que pases un lindo finde. Un beso

ALMA dijo...

Sabés, vengo de una familia que no le interesaba el futbol, a mi maridito no se le mueve un pelo por el futbol, es mas cuando juega el seleccionado nacional, aprovecha para ir a hacer las compras porque no hay nadie en los negocios, y gracias a esta actitud le han gritado de todo por la calle. Dicho esto, te entiendo poque odias el futbol porque yo misma no entiendo a los hinchas que dejan todo por ir a la cancha o por ver el partido

Un beso y arriba el ánimo!!!!!!!!

Abulafia dijo...

Yo me afilio con Fabiola, esas radios.....
Que recuerdos, en mi casa simpre la tenia encendida mi madre cuando cocinaba y mi padre escuchaba las noticias, aunque no era muy "futbolero" tampoco.
Gracias por el recuerdo.
La música de tu blog me recuerda también, otras épocas de mi vida.
Salutacions
Abulafia

Colo dijo...

HOlis!!! tengo una idea! Si cuando te sientes asi te arreglas y sales sola a disfrutar de la tarde, a caminar a algunparque cercano y tratar de descubrir lo que no logramos en dias de trabajo?

Y bueno, es una idea, no se si servirá... a mi alguna vezme vino bien!

Un beso

ALMA dijo...

Pasé a saludarte en el día de la mujer. Un beso

ALMA dijo...

Pasé a saludarte. Un bes

ALMA dijo...

Pasé a saludarte. Buen fin de semana

Un beso

Susana dijo...

Hola Alma, Abu, Colo: después de varias semanas abrí el blog y me encontré con sus comentarios tan amables. ¡Gracias!!
Estoy tapada de trabajo, este finde, si Dios quiere, trataré de ponerme al día y pasar a saludarlas.
Besotes!!

ALMA dijo...

Buena semana!!!! Donde anda Su, que se la extraña. Un beso

ALMA dijo...

Su...donde andás???

Un beso

Susana dijo...

Hola Alma: gracias por acordarte de mi. Ando con muchísimos cambios en mi vida y el poco tiempo libre que me queda lo comparto con mis hijos y trato de descansar. Prometo organizarme mejor, visitar algunos blogs amigos (¡el tuyo en primer lugar!)y volver a escribir en mi Reputación Dudosa.
Besos!!